Estética de la mama

Cada mujer, que considera la realización de un aumento mamario o una cirugía reconstructiva, es única. Cada una tiene objetivos personales específicos sobre la apariencia estética que desea. Esta individualidad exige una amplia gama de opciones de implantes mamarios con diferentes formas, rellenos, proyecciones y texturas.

Las mujeres, que desean una figura más proporcionada y deciden realizarse la cirugía de estética de mama, pueden lograr resultados mediante la restauración o remodelación de la apariencia de sus senos. Después de la lactancia materna, el nacimiento de un niño, la pérdida significativa de peso o la sobrevivencia al cáncer de mama; las mujeres suelen considerar la cirugía como método para que el aspecto exterior refleje su interior.

Allergan está comprometida con las mujeres en la búsqueda del sentido positivo, frente a las opciones que están disponibles, en el campo actual de estética de mama. Por ello, cuenta con una amplia gama de expansores e implantes mamarios redondos y anatómicos, que están al alcance de las mujeres de más de 60 países en el mundo.

Contamos con alta tecnología de fabricación y una amplia gama, con más de 600 opciones de formatos, tamaños y proyecciones de implantes mamarios, para atender distintos perfiles de pacientes, proporcionando resultados naturales y altamente satisfactorios. Además, nuestra marca cuenta con la aprobación de los principales órganos regulatorios mundiales como la FDA en Estados Unidos y la EMA (European Medicines Agency) en la Unión Europea. Esto comprueba la calidad del producto y su amplio respaldo científico con estudios de corto y largo plazo.

Informaciones de soporte

La realización de un procedimiento estético mamario es una decisión que requiere, por un lado, la completa seguridad de lo que una mujer necesita o desea y, por el otro, el acompañamiento cercano de un cirujano plástico certificado. Dicho profesional, considerando las características de cada paciente y de cada implante, debe definir cuál es la opción más conveniente.

Se trata de un proceso que debe involucrar transparencia y diálogo entre el médico y la paciente. En principio, se deben aclarar muy bien todas las dudas acerca de las etapas del procedimiento y de la recuperación, con el fin de acordar expectativas y llegar a un resultado satisfactorio para ambas partes.

Conocer sobre la credibilidad y tradición de la empresa fabricante también es importante. Esto permite elegir la opción más acorde y garantizar que son productos con certificaciones de buenas prácticas de manufactura, aprobados por agencias regulatorias renombradas, tales como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Para seleccionar un implante, la primera característica a considerar es su forma. Existen dos opciones disponibles:

  1. Implante mamario redondo, que ofrece volumen en la parte superior de la mama.
  2. Implante mamario anatómico, que tiene forma de gota. Es visualmente más natural porque se asemeja a la forma de la mama.

Decidir el tamaño del implante también es parte fundamental de la orientación del cirujano ya que, con la finalidad de ofrecer una apariencia natural, deberá elegir la combinación adecuada entre el tamaño de su base y su proyección.

En cuanto a la ubicación de los implantes al interior de la mama, las técnicas utilizadas por los especialistas dependen de las características físicas de la paciente. Las mismas determinan si los implantes mamarios se sitúan, debajo de la glándula mamaria o debajo del músculo pectoral, tal como a continuación se señala:

Las vías de acceso más comunes, para la ubicación de los implantes, suelen ser de tres tipos:

  1. Incisión en el surco infra mamario: Corte en el tejido ubicado en el pliegue inferior de la mama.
  2. Incisión peri areolar: Corte en el borde de la areola, que es la  piel oscura que rodea al pezón.
  3. Incisión transaxilar: Corte en el pliegue de la axila.